sábado, 15 de agosto de 2009

LA PRIMERA VEZ SIEMPRE DUELE

Caminando por las grises calles de lima, un viernes de invierno, me puse a pensar en ella. Su mirada fue la que me cautivó, y sus labios, los que me llevaron al mismo éxtasis de amor. Ya han pasado varios años, y recuerdo como si hubiese sido ayer, la primera vez que me sentí dentro de una mujer, un sensación totalmente inexplicable, y a la vez tan descriptible. Toda una vida enamorado de una doncella, ¿valió la pena?, esa es la gran pregunta.

Ya casi va amanecer, y no tengo ningún cigarrillo más. En algunas ocasiones, el tabaco puede ser un gran compañero para la soledad. Aún no me explico por qué diablos ella ha vuelto a ser parte de mis pensamientos, un hecho sumamente extraño en realidad. Si bien es cierto ella fue la mujer de mi vida en una época, pero me rompió el corazón, la misma noche en la que hicimos el amor. Apenas llegué a mi casa, agarré unas cuantas hojas y un lapicero, era momento de escribir. Ya es tiempo de poner punto final a aquella frustrante historia de amor que tuve, así que la plasmaré en el papel, tal cuál sucedió, sin ningún arreglo o corrección.


Tenía diecisiete años y cursaba quinto de secundaria en el colegio Claretiano. Mi casa se situaba en el distrito de Jesús maría, prácticamente solo vivía con mi hermano mayor, ya que mis padres siempre paraban de viaje. Mi mejor amiga, era la chica más hermosa del colegio, Luna Celeste Martínez Rojas. Luna y yo éramos como hermanos, era su confidente, su compinche, su pañuelo de lágrimas, en sí todo marchaba bien, pero solo había un detalle, que era el siguiente: estaba perdidamente enamorado de ella.

Recuerdo que me encontraba echado en mi cama, tocando con mi guitarra una canción del grupo Oasis, “Wonderwall”, cuando mi celular sonó. –Aló, dije con un tono seco. –Hola Ricardo, ¿cómo estas?. –Bien, todo en orden, respondí, cambiando mi tonalidad de voz ,de seco a entusiasta. Era Luna, tan solo una palabra de ella bastaba para derretirme por completo. –Tengo que hablar contigo urgente, me dijo de prisa. Era sábado por la tarde, y no tenía nada mejor que hacer, así que le propuse que venga a mi casa. Todo salió perfecto, a las ocho de la noche ella me visitaría. Todos mis amigos prefieren venir a mi casa a que yo vaya a la de ellos, como casi nunca están mis padres, hay más libertad en el ambiente, por así decirlo. Mi hermano va a ir a ver a su enamorada, no regresará hasta muy tarde, así que tengo toda la casa para mí.


Fueron las tres horas más largas de toda mi vida, me moría de ganas de pasar un rato a solas con mi mejor amiga. Sabía muy bien que lo más probable era que nada pasara entre ella y yo, pero como diría mi buen amigo Jhonnattan, “siempre hay un talvez”. La espera hizo que me diera sed. Al abrir el refrigerador para tomar un refresco, me di cuenta de un pícaro detalle. Había una botella de vino. Espero que mi hermano no se moleste conmigo por agarrar su botella de vino Casillero del Diablo ,y bebérmela con mi amiga. Pero bueno, y sí se enfada, supongo que algún día me perdonará.

A las ocho y media, sonó el timbre de mi casa. Abrí la puerta sin preguntar, estaba seguro que Luna había llegado. –Hey compadre, qué tal, dijo Franco apenas nos encontramos cara a cara. No podía ser más inoportuno, en cualquier instante Luna iba a llegar, y el pesado de mi vecino, me viene a buscar. Sonreí fingidamente, y dije: “Uy maestro, en estos momentos estoy algo ocupado, espero a una amiga”. –¡Ayayay!, agregó mi vecino con un tono acriollado, mientras frotaba sus manos. –Es solo una amiga Franco, solo eso y nada más. –Bueno compadre, si es solo tu amiga, entonces no necesitarás lo que por un momento pensé en obsequiarte. Debo admitir que el importunismo hecho persona, llamó mi atención con su comentario. –¿Qué me pensabas dar?, pregunté de inmediato. Franco sacó una caja de condones de su bolsillo, y agarrando uno, preguntó: “¿Lo quieres o no?, es tu última y única oportunidad”. Agarré el preservativo de golpe y lo guardé rápidamente en mi bolsillo. Confieso que en realidad no pensaba usarlo esta noche, pero bueno, uno nunca sabe. –Te agradezco de todo corazón que me hayas dado este tan preciso regalo, pero ya debes irte, debo esperar a mi amiga. –¡Qué tal concha que tienes!, encima que te regalo un condón, me votas, agregó con un tono de burla. Después de cinco minutos que me tomé en explicarle que le estaba muy agradecido, pero que no podía seguir hablando con él, mi vecino por fin se marchó.

No hay nada que hacer, lo bueno se hace esperar, ya que recién a las nueve de la noche, Luna llegó a mi casa. La invité a pasar, e hice que se sentará en el sofá más extenso y cómodo de mi modesta sala. Yo me senté a su lado, tomando la distancia amical permitida, un metro de separación, aproximadamente. Luna tenía algo que contarme, y al parecer, no había tiempo para rodeos, ya que fue directo al grano. –A Cristiana le gustas, me lo confesó ayer, expresó mi mejor amiga, con un tono entusiasta. Esta situación me deprimió totalmente, al parecer, a Luna le agrada el hecho de que otra chica se fijara en mí, era natural, somos mejores amigos, en sí queremos lo mejor para el otro, pero me duele tremendamente el hecho de sentir amor y no ser correspondido. –Me voy a servir una copa de vino, ¿quieres una tú también?, dije de repente. –Uy Ricardito, te has puesto nervioso con lo que te dije. –No es eso Luna, simplemente se me han atojado un poco de vino. -Bueno, tú sabes que no tomo, pero por ser esta noche especial, te aceptaré un cuarto de copa. Sinceramente creo que tengo talento como mozo, ya que en un par de segundos, ya tenía la botella en la mesa de la sala, con las dos copas servidas. Bebí casi de un sorbo todo el vino que me serví, y dije: “Sorry, pero a mí no me gusta Cristina, no creo poder corresponderle”. –Pucha que pena, hubiesen hecho una linda pareja, dijo ella, con su linda voz. Luna es toda un ángel, cabello negro como la más oscura noche, piel blanca, con un ligero agregado de bronceado, gracias al verano pasado. Pero lo que más me gusta de ella, son sus ojos celeste cielo, toda una mujer inalcanzable. En el colegio, la mayor parte de chicos, competimos para poder ganarnos su corazón, pero al parecer, es imposible. En sí yo soy la envidia de muchos, por ser su mejor amigo, pero no saben que tan duro es el castigo de tenerla tan cerca sin poder darle un beso. Luna es una mujer de película, tiene una personalidad extraordinaria, noventa por ciento ángel, y diez por ciento demonio.


Eran las diez, una noche solitaria y su voz acompañaba mi alma. Cada copa era distinta, un tema en especial, ella me hablaba de la vida mientras yo solo pensaba en amar. Será su forma de hablar, su piel fiel tentación, que atrapa mis sentidos y no me deja escapar. A pesar de que Luna dijo en un principio que no tomaba, no pudo evitar entregarse conmigo al sabroso elixir. En solo una hora, ya nos habíamos consumido la botella entera, y fumado media cajetilla de Malboro light. Cada vez entrábamos más en confianza, tocamos toda clase de temas. –¿Te puedo hacer una pregunta?, dijo Luna de repente, mirándome de una forma algo picaresca. Me detuve unos segundos para observar las mejillas de mi mejor amiga, habían tomado un lindo color rojo, que me envolvía en un sueño místico y erótico a la vez. Nunca había deseado tanto a una mujer como en esta noche. -Pregúntame lo que quieras, contesté, y unos segundos después prendí un cigarrillo. -¿Has tirado alguna vez?. Apenas escuché a mi amiga, me quedé helado, nunca la imaginé haciendo esa clases de preguntas. Di un par de pitadas al cigarrillo que estaba fumando, me acomodé el cabello, y respondí:” No, nunca he tirado”. Inmediatamente después de dar mi respuesta, el silencio se adueñó del momento. Debo admitir que estaba algo mareado, así que solo atiné a regresarle su pregunta. Sonrió, se paró, y dijo: “Voy al baño, una vez que regrese te respondo”. Al momento de verla caminar hacia el baño, centré mi visión en su trasero, abultadito y refinado, toda una colina de ensueños. Las mujeres suelen demorarse una eternidad en el baño, pero esta vez, la espera fue corta. Verla venir hacia mí, fue totalmente excitante, su caminar fue pausado, todo un bum para mi corazón. Se sentó a mi costado nuevamente, solo que esta vez, la distancia era menor. Me sonrió, agachó la mirada, y dijo: “Yo sí he tenido relaciones, no soy virgen”. El mundo se me vino a bajo, toda la idea que tenía sobre mi amiga, noventa por ciento ángel, cambió bruscamente. Yo juraba que Luna no había llegado a mayores con su único y ex enamorado, Pablo, en fin, uno nunca llega a conocer totalmente a una persona. –¿Qué te pasa?, ¿tanto te afectó lo que te dije?, pregunto ella con un tono suave, y mirándome totalmente a los ojos. Ya no podía guardar más mis sentimientos, el vino me había dado la fuerza que necesitaba para poder ser totalmente sincero. Suspiré, miré hacia arriba, esperé unos segundos, cogí su mano con delicadeza, y clavándole una mirada profunda, dije: “Si, lo que me dijiste me ha afectado bastante, y sabes por qué, la respuesta es muy sencilla, desde que te conozco, estoy perdidamente enamorado de ti”. La expresión de sorpresa que puso en su rostro al escucharme, fue única. Ambos envueltos en una atmósfera tensa, y aderezados con el efecto afrodisíaco de un buen vino. Tanto Luna y yo, hemos estado solteros ya buen tiempo. Sería absurdo negar que la carne no es débil, y más a aún, si hay una botella “Casillero del Diablo” de por medio. Un brillo especial en su mirada, fue la señal indicada para concluir la escena con un beso. Nos besamos, fue tan sublime sentir sus labios. Estábamos envueltos de lleno en el asunto, ya no podíamos frenar. Dejé de besarla por unos segundos, tomé su rostro, ella besó mi mano con pasión y delicadeza. Tomé protagonismo, y me posicioné encima de ella. Cada vez los besos se iban alargando. De pronto ella besó mi cuello, en ese momento me di cuenta, que esta noche sería mi primera vez. Mi falta de experiencia hizo que no pueda quitarle la blusa, ni el sostén con facilidad, pero felizmente ella tubo paciencia. Me despojé del polo negro de manga larga que llevaba, y seguí besándola. Llegó el momento de ver sus senos, debo confesar que por poco y me da un orgasmo, pero me contuve. Tenía muchas fantasías guardabas, así que traté de desfogarme totalmente. Besé y acaricié sus senos, y pasé dulcemente mi lengua por sus pezones. Una vez que estuvimos totalmente desnudos, me puse extremadamente nervioso, pero acariciar su trasero me devolvió la confianza. Nunca me había puesto un preservativo , siempre hay una primera vez. Por un momento pensé que se rompería, pero tuve suerte, debo admitirlo. Llegó el momento de la gloria, así que me dispuse a hacerla mía. Tirar es como bailar salsa, hay que guiar a la pareja, para que ambos lleven un ritmo adecuado. Verla y escucharla gemir, era extremadamente excitante, no podía más con mi ser. Entrelacé mi mano con la de ella, y mirándola directo a los ojos, le dije que la amaba. Ella no respondió nada, solo atinó a darme un beso sumamente placentero, y a morderme el labio inferior. En un instante estaba arriba de Luna, pero una maniobra sumamente coordinada por parte ella, hizo que tomara el control, e intercambiemos posiciones. Debo admitir que me volví loco, y perdí el control de mi cuerpo en ese instante, ya que despejé todo músculo, y tuve un orgasmo. Fueron veinte minutos, nada mal para una primera vez, bueno, al menos eso creo. Ambos nos separamos, intenté besarla, pero ella no me dejó. Nos vestimos, y nos quedamos sentados, sin decir ni una sola palabra. Una hora sin hablar, hasta que finalmente ella rompió el silencio. –Ya me voy, afirmó, poniéndose de pie. No sabía que decir, así que la dejé partir. Unos diez minutos después de que ella partió, me puse a llorar amargamente. Me sentí muy mal, toda una montaña rusa de emociones. No podía acabar la noche así. Salí , y tomé un taxi rumbo a su casa. Llegué a su hogar, y me paré en la puerta como un zombi, nunca me había sentido tan raro. Unos segundos después, ella llegó, fue una suerte de que el taxista que me tocó, haya tenido complejo de “Meteoro”. Ambos nos quedamos mirándonos fijamente. Una vez que ella llegó totalmente hacia donde yo estaba, tome la palabra. –Yo estoy enamorado de ti, te amo Luna, no puedo permitir que las cosas queden así. Apenas terminé con mi breve discurso, ella comenzó a mover la cabeza de una forma rara, en sí reflejaba lo incomoda que se sentía. Me miró de una forma extraña, con un gesto de desprecio e indiferencia y dijo: “Yo solo quería sexo, en cambio tú buscabas hacer el amor. Fui una tonta al pensar que podrías llevar las cosas de una forma más deportiva. Creo que lo mejor es que dejemos de ser amigos, no creo que las cosas puedan seguir como antes”. Sentí como mi corazón se partía en mil pedazos, y no pude evitar echar unas cuantas lagrimas. Ella no dijo nada más, simplemente entró a su casa. No sabía que hacer, así que solo atiné a empezar a caminar, y a perderme entre la oscuridad de la noche, y el brillo de las estrellas.

Punto final. Realmente escribir sobre esto me ha ayudado mucho. Nunca volvimos a hablar, es más, no pude ni ir a la escuela . Perdí el año, y tuve que recuperarlo después. El tiempo ha pasado, y ha sabido cicatrizar las heridas, pero aún quedan huellas de un amor fugaz. Ella fue la primera mujer en mi vida prácticamente, y la primera en destrozarme el corazón sin piedad. Supuestamente a las mujeres, les duele un poco cuando tienen su primera vez, y nosotros los hombres, entre comillas no sufrimos ningún delirio físico. Pero algunos no se pueden librar de la carga emocional que este hecho conlleva, como en mi caso. Hace años no pensaba en este asunto, pero bueno, después de regresar de la casa de mi enamorada, mi menté quiso recordar esta historia. Ahora estoy demente, algo elocuente, si miro una estrella, pienso que es ella.
Jhonnattan Arriola

10 comentarios:

  1. ESE ALFO! 100PRE ABLANDO WEBADAS!! XD MENTIRA ALF WENO M PARECE BIEN QUE T AIAS PROPUESTO ESCRIBIR ALGO QUE EN REALIDD ESTA MUY WENO Y QUE PARA EL POCO MANEJO DE TU LABIA ORAL DEBES ABER TARDADO MUXO EN ESCRIBIR XD! WENO ALF ESPERO QUE SIGAS ESCRIBIENDO COSAS WENAS COMO ESTA Y DALE PA ADELANTE HERMANO. AU AU AU!!!

    ResponderEliminar
  2. "la primera vez que me sentí dentro de una mujer, una sensación totalmente inexplicable, y a la vez tan descriptible" maestro Jhonnattan. Te quedó muy bien el final, buen tema te cae bien (Y) sigue escribiendo estas historias y seguro que en poco tiempo tendrás más de una chica tocando tu puerta XD

    ResponderEliminar
  3. muy buena la historia ahora que raro es no? el hombre solo es sensible en la ficcion o por lo menos la mayoria de las veces, me gusto porque no es comun, es decir siempre el hombre busca solo sexo y la mujer no, pero esta vez los roles cambiaron. Debo admitir que me paso esto con la diferencia de que no eramos tan buenos amigos. Es muy doloroso cuando pasa pero siempre se supera.
    Fuerte Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. corazon que bonito escribes de verdad eres todo un escritor de maravilla! siempre estare ahi para apoyarte te kiero un monton mi dinkiwinki,hasta el final !


    jhonnattan y yamil (oh)

    ResponderEliminar
  5. Ese arriolita.. buen post! en realidad muy buuenooo!! pero me pregunto esto no es incomodo para tu enamorada?...... cambiando un poko de tema... con respecto a lo de tener relaciones creo por todo lo que me contaste.. eres demasiado jajajaa.CATEDRA! un beso!

    ResponderEliminar
  6. me gustó.. ya te lo dije x msn =) maci

    ResponderEliminar
  7. puuxa, no se si sera verdad pero..suele pasar...lo triste es que mienras describias me acorde de ciertas cositas..tu cuando no metiendo la pata :P-...no mentiraa!!

    aunk la primera vez siempre es lindaa...a menos si tu amas a ese ser!!!

    ia sabes k no vovlvre a ver este blogg ohh!!!! pero me encanta como escribes ...!!!!! a ver si me cuentas personalamente esas historias..me encanta las historias de amor :D te kiero mucho gorgiii

    ResponderEliminar
  8. buena intro, buen post. en este blog cuentan historias verdaderas... y personales?

    ResponderEliminar
  9. oie milo, creo qe hemos platicado mui poco por el msn, pero estan geniales tus historias, aora entiendo el de Luna, bueno solo e leido 3 asta aorita pero me gustaron muchooo sige asi ;)

    ResponderEliminar
  10. TU HISTORIA ME DEJA CONMOVIDO..CASI SIN HABLA. SOLO ME QUEDA DESEARTE SUERTE Y QUE OJALA EL AMOR , (QUE AUNQUE PARESCA NO EXISTIR) LLEGUE A TI Y PUEDAS SER FELIZ.. Y QUE PUEDAS VER EL PASADO Y RECORDAR ESTO SOLO COMO UNA PASADITA DE TU JUVENTUD ... "OJALA QUE ESTO NO ME PASE A MI"...XP..
    PSDTA: ESTUVISTE ESPECTACULAR EN LA REDACCIÓN. !

    ResponderEliminar